Wednesday, March 09, 2011

 






Varón de 44 años con úlcera gástrica y lesión mediastínica posterior.

Ingresó por hematemesis y melenas de tres días de evolución. Se realizó EDA observándose signos de esofagitis erosiva, presentando toda la curvatura menor y casi de forma circunferencial todo el cuerpo ocupado por una gran ulceración de bordes mamelonados y rígidos, con fondo extensamente fibrinado y con restos de sangre digerida y manchas de hemostasia (se muestra la imagen). Se tomó biopsia siendo la anatomía patológica compatible con ulceración y gastritis crónica activa asociada a Helicobacter Pylori, no observándose signos de malignidad. Se realizó radiografía de torax al ingreso que se muestra. Se repite la EDA una semana después, comprobándose la mejoría de las lesiones gástricas, descartándose la existencia de malignidad en el estudio anatomopatológico. Se inicia tratamiento antisecretor a altas dosis.

Dada la sospecha de neoplasia gástrica se realizó TAC torácico y PET corporal total que se muestra. La punción biopsia de la tumoración por punción transbronquial a la altura del bronquio principal consiguió extraer un material achocolatado. Cuatro días después de la broncoscopia el paciente presenta expectoración maloliente, dolor costal y de espalda junto con fiebre termometrada y quebrantamiento del estado general. Se realizó radiografía de tórax que se muestra. Se inicia tratamiento con tras hemocultivos que posteriormente fueron positivos para Staphilococo Epidermidis. El paciente fue intervenido quirúrgicamente extirpándose lesión mediastínica quística desde carina hasta diafragma con signos de inflamación reciente con estructuras vecinas. Se objetiva pequeña fístula entre la lesión y el bronquio. La evolución postoperatoria fue favorable siendo dado de alta. En el control ambulatorio se repitió la EDA presentando en el estudio histológico signos de gastritis crónica superficial y focos de infiltrado linfocitario maduro monomorfo. Se realizó una exploración diagnóstica.

Caso presentado en Sesión Clínica de Medicina Interna por la Dra. López y aportado por la Dra. Blanco.


Comments:
Linfoma Hodgkin. Biopsia medula òsea.
 
La descripción de la lesión ulcerosa corresponde, por su distribución anatómica, a una úlcera gástrica tipo I o de Johnson (compromiso de incisura angular de curvatura menor). La biopsia de mucosa gástrica señala gastritis crónica activa asociada a H. pylori, sin signos de malignidad. Luego de esto, el paciente presenta al parecer una bronquiectasia post-broncoscopia vs quíste entérico sobreinfectado. La historia de infección crónica por H. pylori y los focos de infiltrado linfocitario maduro monomorfo me llevan a sacar las siguientes conclusiones diagnósticas:

- HTDS (Forrest IIB, IIB).
- Gastritis crónica activa por EDA. Úlcera gástrica tipo I.
- Bronquiectasia post-broncoscopia vs quíste entérico sobreinfectado.
- Linfoma tipo MALT o linfoma no Hodgkin de células B.

La exploración diagnóstica (biopsia lesión por EDA) permite clasificarlo como de alto o bajo grado.
 
Ppal diagnóstico diferencial a descartar:
- Linfoma de Burkitt tipo esporádico (signos de obstrucción, hemorragia o intususcepción GI; niveles LDH sérico y ác. úrico elevados).
 
De acuerdo con Julián.
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?